• Burgos
    • Arte y cultura
    • Navigli

7 destinos para descubrir los pueblos de Lombardía

Más allá de la magnificencia de las ciudades de arte, los pueblos hablan de una «pequeña» Lombardía, pero ciertamente no indiferente. Los 7 destinos que te invitamos a descubrir conservan relojes astronómicos, frescos desconocidos y delicias gastronómicas y están rodeados de paisajes únicos. Lugares ideales para un fin de semana. Con amigos o en familia.

 

1. Clusone (34,4 km de Bérgamo)
Desde 1884, una línea de ferrocarril de poco más de 34 km remontaba Val Seriana para transportar zinc, plomo y galena, y pasajeros a Clusone, la puerta de entrada a las montañas de Presolana. Con la supresión del tren, la vía se transformó en un carril para bicicletas. Es placentero llegar en bicicleta al pueblo con vista a un vasto altiplano. En la fachada del Oratorio dei Disciplini nos espera la magnífica Danza Macabra, parte de un ciclo de frescos de 1485. Desde aquí, en unos pocos pasos, entre callejuelas y escaleras estrechas, llegamos a la otra maravilla de Clusone: el Reloj Planetario Fanzago, en la Piazza dell’Orologio, con los movimientos del Sol y la Luna y todavía en funcionamiento.

 

2. Castellaro Lagusello (31,6 km de Mantua)
Un castelliere (muralla de la ciudad) con vistas a un pequeño lago, un lagusello. El nombre de Castellaro Lagusello, una pequeña aldea en el municipio de Monzambano, en la provincia de Mantua, engloba toda su esencia. Desde el siglo XI, su estructura se conserva casi intacta: un patio medieval con muros almenados que debieron contener las casas y huertos de los campesinos, con la residencia noble en lugar de la guarnición militar y las piedras del río como pavimento. A su alrededor, morrenas, campos arados y un lago en forma de corazón rodeado de juncos.

 

3. Fortunago (42,2 km de Pavía)
Una aldea minúscula de origen celta encaramada en la cima de una colina, para regresar a la Edad Media. Se compone de calles empedradas y casas de piedra, entre bosques de robles y castaños y campos de trigo. Queda una torre en memoria de la antigua fortaleza y un tramo de murallas. Un festival anual que premia a los mejores productores de Salame di Varzi, provenientes de la zona montañosa de Oltrepò, es el pretexto delicioso para admirar la hermosa restauración de la aldea: con pórfido, iluminación suave, bancos de madera y fachadas con piedra a vista.

 

4. Gradella (58,8 km de Cremona)
El pueblo aparece en la historia por primera vez cuando Federico Barbarroja se lo cede a Milán junto con otras posesiones. Corría el año 1186. En la provincia de Cremona, Gradella es ahora un trozo poético del valle del Po: las casas con enlucido amarillo y adornadas con ladrillos, patios comunicantes, fachadas porticadas y madera.

 

5. Monte Isola – Lago de Iseo
Una cima en el medio del lago Iseo, cubierta de fresnos, carpes y robles, olivos y castaños. Una isla con pequeños poblados de casas de pescadores y artesanos, fabricantes de redes, construidos alrededor de la residencia, que se yergue sobre las ruinas del Castillo Oldofredi, que en 1497 albergó a Catalina, reina de Chipre. Se llega aquí, en barco y sin coche, para pasear: dar la vuelta a la isla o recorrer el tramo desde Peschiera Maraglio hasta Sensole, en silencio, junto al lago y entre los olivos.

 

6. Cassinetta di Lugagnano (37,7 km de Milán)
Una pueblo sin crecimiento, de acuerdo con un plan territorial aprobado en 2005, que permitió, a cambio de derechos a nuevos edificios, reforestar un área del Parque del Tesino. Esta es Cassinetta di Lugagnano, en Naviglio Grande, en el área protegida del Parco del Tesino, el lugar elegido por la rica burguesía milanesa del pasado que a lo largo del canal que desciende del Lago Mayor a la Dársena buscaba lujo, deleite y frescor. Los dos núcleos del pueblo, en las orillas opuestas del Naviglio, están unidos por un puente de arco pavimentado, reconstruido en 1862. Ahora es un buen punto de observación.

 

7. Salò – Lago de Garda
Desde el sur, es el primero de los encantadores pueblos del lago de Garda, en un golfo en forma de herradura, Salò tiene casas de color pastel que rodean los dos pequeños puertos y paseo junto a la orilla del lago. Es agradable caminar por su paseo, con pequeños puentes, bancos y muretes de piedra que conducen a la Piazza della Vittoria, en el centro histórico entre la Torre dell’Orologio y la Porta del Carmine. La historia cuenta que la Contrada del Dosso del siglo XV, fuera de las murallas, alguna vez albergó un famoso mercado del lino. Ahora tenemos el MuSa, el Museo de Salò, en la iglesia de Santa Giustina, con una interesante colección de dibujos.

-

PHOTO | ADOBE STOCK

Del mismo tema

Pueblos en Bérgamo

  • Burgos
Pueblos en Bérgamo, visitando Lombardía

Pueblos Pavía

  • Burgos
Pueblos en Pavía, descubriendo Lombardía

7 destinos para descubrir los pueblos de Lombardía

  • Burgos
Fortunago (PV)