• Leonardo 500
    • Arte y cultura

La Viña de Leonardo y Casa de los Atellani

Desde la corte florentina de Lorenzo el Magnífico, en 1482 Leonardo da Vinci se fue a Milán, a la corte de Ludovico María Sforza, conocida como el Moro.

En 1498, como muestra de gratitud por los diversos servicios y especialmente por el fresco de la Última Cena en el refectorio de Santa Maria delle Grazie, Ludovico el Moro le regaló a Leonardo una viña.

Ubicada en la parte posterior de la Casa de los Atellani, la viña de Leonardo tenía una forma rectangular y se extendía por un total aproximado de 8.300 m2, como se puede ver en dos mapas trazados por el mismo Leonardo.

El regalo de Ludovico no es casual. Leonardo provenía de una familia de enólogos y el vino era uno de sus muchos intereses.

La viña de Leonardo estaba ubicada en medio de los campos, en el fondo del jardín actual de la Casa de los Atellani, una familia de cortesanos de Sforza a quienes el Moro había donado dos edificios en el área que en esa época pertenecía a la viña grande de San Vittore.

Ludovico el Moro tenía un sueño doble para este rincón de la ciudad: hacer de la Basílica de Santa Maria delle Grazie el mausoleo de su familia, los Sforza, y construir un barrio residencial donde instalar a sus hombres más leales, como los Atellani y Leonardo.

A pesar de que conserva su magia, la casa fue posteriormente transformada por el arquitecto Piero Portaluppi, el máximo protagonista de la arquitectura milanesa del siglo XX.